• 17 Jun

    Caso práctico: Bajar los techos de una habitación

    Una de las tareas mas comunes en el proceso de remodelación de una casa es bajar un techo. Hoy día no es habitual que los espacios se caractericen por tener gran altura en sus techos porque esto conlleva a que el mismo se vea afectado por poca iluminación interior, espacios mas fríos y menos confortables, mayor concentración de ruido, etc.

    Para dar solución a estas razones es que se procede a construir un falso techo revestido de cartón yeso o pladur que permite al usuario escoger la altura deseada del mismo.

     
    Estructura
    . Para el montaje de la estructura que dará soporte al falso techo, podemos valernos de tablas de madera o vigas de acero galvanizado. El primer paso es medir las paredes del espacio para saber las dimensiones de la estructura. El armazón toma la forma del espacio y sobre el mismo se colocan las tablas de madera o acero en forma transversal (clavados por encima) y longitudinal (clavados por debajo) separados máximo uno del otro a 50 cm para mayor soporte.

    Hecho esto se incrusta este esqueleto en las paredes a la altura deseada. Para un mejor montaje es aconsejable que cada 40 cm se perfore la pared y se coloquen tacos plásticos para fijar los tornillos, los cuales recomendamos sean de un grosor y tamaño moderados para que no ocurran daños físicos en la madera y en la pared.

    Revestimiento. Concluido el esqueleto de madera o acero se procede a cubrirla con los paneles de yeso laminado o Pladur. Cabe resaltar que actualmente se utiliza más este material porque es una pieza en paneles ya listos y fácil de instalar, desplazando al yeso tradicional que toma tiempo en secar. Para una mayor durabilidad del trabajo es recomendable fijar los paneles en las barras de madera o de acero que en la estructura, con clavos de cabeza chata para mejor terminación. Hecho esto, el último consejo a aplicar es colocar una masilla para emplastecer y ocultar los espacios en blanco entre paneles, lo que nos garantiza una terminación similar en todo el techo.

    Sin reforma. Existen múltiples maneras de ocultar la altura excesiva de un techo sin realizar en ella un trabajo de remodelación. Una de ellas es modificar la percepción visual, que corresponde al aspecto estético del espacio. La manera mas común es “divertirse” con los colores y formas que conforman el espacio. Este método nos permite influir en las sensaciones que el mismo arroje al usuario. Otra técnica recomendable es el uso de nuevas texturas en las paredes, como es el caso del papel pintado, para disminuir altura en el ambiente. Sin embargo, este recurso no es óptimo en lugares pequeños debido a la magnitud de sus dibujos y colores.

     

    Fuente: http://www.arqhys.com