• 10 Dec

    Navidades Blancas en tu decoración

    La navidad es una época perfecta para hacer que todo el espíritu de las fiestas llegue mediante la decoración interior que le podemos hacer a nuestro hogar. Con unos simples consejos, cambiando algunas cosas que tenemos de los años anteriores y comprando algunas otras mínimas, podemos hacer que nuestro hogar refleje todo lo que queremos de la temporada navideña.

    El blanco: tendencia en colores de navidad

    El blanco es uno de los colores que ha irrumpido con mucha fuerza en la decoración navideña, la tendencia es evocar la nieve y el frío de climas polares combinando colores como plata, blanco o cristal transparente.

    Esta tendencia es muy valorada por los que desean un ambiente moderno y actual en su hogar de cara a la Navidad. Uno de los objetos decorativos para Navidad más demandados en los últimos años es el árbol de Navidad blanco, que mantiene la imagen tradicional a la vez que da un toque moderno evocando los abetos nevados.

    Los árboles de Navidad de color blanco son más originales y elegantes que los árboles verdes clásicos. El blanco combina casi con todo y da luz al salón o estancia donde se coloque, si eliges bien los complementos y colores. Para un resultado perfecto apunta estos consejos de decoración:

    Un buen consejo para esta temporada es que reemplacemos el exceso de colores que algunas veces tenemos, por uno sólo. Por ejemplo, el blanco para tener una blanca navidad que ilumine los espacios de tu hogar. Y para conseguirlo no tienes que salir a comprar todo blanco, sino hacer mínimos cambios a lo que ya tienes, sólo debes reemplazar las cosas rojas por blancas, como las hojas de plantas artificiales que se ponen.

    También puedes tener la mayor cantidad de objetos decorativos en color blanco y mezclar con pequeños detalle de color para así evitar que el ambiente se cargue del color blanco.

    En el salón principal, ese mismo color blanco mezclado con el verde usual de la temporada nos puede brindar un ambiente más cálido. Intenta que la mezcla sea bastante sutil con el blanco siendo profundo y el verde un poco claro, para conseguir una apariencia navideña que sea hermosa para ver y muy fácil de conseguir. Además esta decoración la puedes dejar durante todo el invierno, porque no es marcadamente navideña.

    En el comedor se puede apostar al blanco en la decoración navideña, mediante la mantelería, sumando unas fundas de tela a las sillas, una luminaria tipo araña o candelabro, pintado en alguna gama de blanco, piezas de porcelana, y con una fina cristalería se suma también ligereza y transparencia.

    Improvisa unos arreglos que permitan crear combinaciones de materiales y tonalidades de blanco. Por ejemplo, unas velas blancas en candeleros de madera con pintura decapada o con desgastes, envueltos con unas guirnaldas de perlas.