• 24 Jun

    ¿Tu vivienda es saludable?

    A la hora de decorar, reformar o diseñar un hogar debemos tener en cuenta cuatro variables para tener una casa saludable. De este modo, no sólo ayudaremos al planeta, sino que ahorraremos en nuestras facturas y construiremos una vivienda sana, confortable, segura y sostenible.

    1. Vivienda Sana: Algunos factores como la temperatura, el ruido o la humedad son básicos para que nuestra casa se convierta en un auténtico refugio.

    2. Vivienda confortable: la higiene dentro de casa, elegir un mobiliario ergonómico, o buscar una temperatura agradable todo el año hace que nos encontremos mucho mejor en casa.

    3. Vivienda segura: no sólo debemos preocuparnos de la seguridad de la vivienda frente a robos, sino que deberemos ser cuidadosos a la hora de evitar accidentes domésticos, escapes de gas, inundaciones, incendios…

    4. Vivienda sostenible: afortunadamente cada día estamos más concienciados en proteger el planeta. Gracias a un buen aislamiento podemos ahorrar mucha energía, podemos seguir algunos trucos para reciclar o ahorrar agua.

  • 10 Jun

    Decorar un salón pequeño

    Si contamos con un espacio reducido, tenemos que tener en cuenta el sentido común y reflexionar sobre cada mueble que queramos poner. Lo mejor es optar por piezas polivalentes, como por ejemplo una única mesa que haga las veces de escritorio y mesa de comedor o un sofá que se convierta en cama o se amplie rápidamente.

    Se hace importante No abusar del colores, texturas o mobiliario. Lo primero debe ser una planificación de la distribución y un estudio de la iluminación. Asimismo, puede ser mas indiferente el estilo decorativo que escojamos, hay que crear ambientes limpios que den sensación de amplitud.

    A todos nos gustan los grandes sofás con chaise-longue, rinconeras y al menos sitio para dos adultos tumbados. A veces hay que poner los pies en el suelo y ver si nos merece la pena quedarnos sin espacio en el salón para otros complementos. En esos casoss sería aconsejable buscar butacas muy cómodas donde poder ver la televisión. De este modo, ganaremos muchos metros cuadrados, tanto visuales como reales.

    El color debe ser la herramienta fundamental para buscar ampliar el espacio y aportar mucha luz a todos los rincones. La gama de beiges, arenas y blancos rotos suele recomendarse. Para romper la monotonía, podemos recurrir a vinilos o papeles vistosos en pequeñas dosis. Podemos jugar con los tonos elegidos para el papel en cojines, alfombras, cortinas.

    En lo referente a materiales, las maderas nobles y los colores muy neutros suelen ser un acierto en este tipo de salones. Por último en los textiles podemos optar por un buen visillo de algodón, lino, seda u organza. Un apartamento pequeño no tiene porque ser monocolor, podemos introducir terciopelos, damascos o colores ácidos a través de los complementos.